Ecumenismo Hoy

Encuentro Nacional de ACEMU en Zaragoza

El fin de semana del 4 al 6 de mayo tuvimos en Zaragoza el encuentro anual de Acemu con el lema “La misión nos llama a la unidad” en el Monasterio de las Misioneras Nazarenas.

Jesús, delegado de ecumenismo de Zaragoza, nos traslada los saludos de Don Vicente, Arzobispo de Zaragoza, que no puede hallarse presente en el encuentro.

La oración se celebra con el tema de la resurrección, el Salmo 150, el Evangelio: S. Juan, 14, 21-27, pedimos: la gracia de ser testigos del Señor a través de nuestro camino hacia la unión y la unidad; por las cristianos que sufren persecución, enfermedad…; por la paz en todo el mundo; por los pastores espirituales y civiles y por todas las comunidades cristianas.

Los cantos pascuales animaron la celebración que finalizó con una oración al Espíritu Santo.

Don Julián Ruiz Martorell, obispo de la Diócesis de Huesca- Jaca, responsable de ecumenismo de los prelados de Aragón nos abrió el encuentro hablándonos sobre el compromiso de la unidad de los cristianos que responde al deseo del Señor “que todos sean uno”

Las iglesias confesionales viven en situaciones de obstáculos y de dificultades. Desde el ecumenismo de la sangre, el bíblico, el social y el de la oración, dan respuesta al don de la gracia de Dios a través de distintos elementos como son: la Biblia, la creencia en el Hijo de Dios Salvador, e incluso una cierta verdadera unión con el Espíritu Santo.

La situación actual se encuentra entre el desaliento y los logros obtenidos.

El ecumenismo consiste en que todos caminemos hacia Cristo y en Él nos encontraremos tanto por medio de los diálogos teológicos como por la espiritualidad ecuménica.

Sin espacio espiritual interior no es posible la unidad. El movimiento ecuménico es una dinámica pero siempre será un don de Dios más que fruto de nuestros esfuerzos.

 

La primera ponencia corrió a cargo de Don Antonio Moreno que trabajó en Ginebra, en Helsinki y en Lyón.

En 1978 cuando todavía era alumno de los Escolapios y estudiaba COU fue a Taizé con un grupo de jóvenes. Allí le impactó la cercanía del hermano Roger y el icono de la Virgen. Entró en un proceso importante viviendo y compartiendo con la diversidad. Es esta una realidad que en España desconocíamos aunque ahora ha cambiado y ya hay convivencia de distintas religiones.

Citando a Isaías 43,19 “algo nuevo está brotando” nos explicó cómo en Zaragoza hay una experiencia mínima pero maravillosa que intenta hacer algo. Como el ecumenismo hoy va de la mano del diálogo interreligioso, se trabaja con judíos y musulmanes. En la noche de las religiones se celebra una liturgia antigua de la resurrección.

Taizé es un referente necesario para los jóvenes al ser un espacio para experiencia de oración.

Antonio va recordando acciones actuales que nos indican un avance: Hoy día se tratan temas como los matrimonios mixtos; el gran desafío del Sínodo de los Obispos pues por primera vez ha habido un pre-sínodo para escuchar a los jóvenes; el primer nombramiento de cuatro teólogas como asesoras del Dicasterio para la doctrina de la fe;

la evangelización de jóvenes y la promoción de vocaciones en Francia; la celebración de la semana de oración por la unidad de los cristianos del 18-25 de enero y en el Hemisferio sur en Pentecostés.

Es en la acción común en torno a la Palabra y en temas cruciales como son: la pobreza, la violencia de género…dónde podemos trabajar todos con avisos o anuncios conjuntos, detalles públicos para visibilizar que nos queremos.

En Zaragoza hay una comunidad católica en la Parroquia de San Miguel con vocación ecuménica con un centro internacional de formación.

Aunque el Papa Francisco hace el gesto de ir a Bari el 7 de julio porque hay reliquias de San Nicolás de Bari conjuntas de comunidades cristianas y en su exhortación “Gaudete et Exultate” ( se ha dicho que es un documento ecuménico porque es una llamada a la santidad) nombra a Maria Gabriela que en 1939 dio su vida por la unidad de los cristianos; aunque hay buenas relaciones entre las comunidades cristianas y hemos avanzado mucho, hay cierto desaliento y desinterés. Hay problemas candentes, no abordados y no siempre ha habido recepción ecuménica por lo que necesitamos un giro y subordinar nuestra iglesia a Dios, a Cristo, a la salvación y, según el abad Couturier “vivir la unidad de los cristianos como Tú, Señor, la quieres”.

 

La segunda ponencia corrió a cargo de Cristina Inogés. Teóloga con el título “Negro claro (que no es gris). La unidad posible en la Iglesia que está fuera de la Iglesia”

Cristina resalta el aspecto positivo del ecumenismo en cuanto tiene algo de festivo.

Desde que en 1945 el Arzobispo de París Alfred Delp preguntó a Europa ¿dónde está la gente cristiana? ¿somos país de misión? hasta nuestros días, se han incrementado los bautismos de adultos en todas las tradiciones religiosas.

Cristina hace referencia a una serie de autores: Christian Bobin, filósofo, francés y creyente; Lucetta Scaraffa, historiadora y periodista italiana, creyente (convertida a los 20 años); José Tolentino Mendoça, portugués; Sylvie Germaine; Erri de Luca, camionero y agnóstico que sólo va a la escuela unos 6 años pero aprendió hebreo para leer el A.T.

Son autores muy vendidos y conocidos en sus países. Sus escritos tienen efectos, tocan teclas cada uno, palabras en diferente clave, lenguaje asequible que suena muy diferente.

Lucetta: “Desde el último banco” las mujeres en la Iglesia. Advierte que arrastramos un problema porque se hacen curas de emergencia y no han dado resultado. ¿Qué tenemos que hacer ahora?

Bobin después de una vida con muchas dificultades, transmite su experiencia en clave de resurrección.

Tolentino nos llama a descubrir la lentitud, a reaprender la presencia.

Sylvie Germain: 4 actos de presencia:

                           Memoria de personas/máquinas

                          Acto de silencio: ocultos en sonido

                           Acto de paradoja: huir de la duda

                           Acto de memoria: sin memoria

Erri de Luca: Reinterpretar/actualizar lo que conocemos. Reflexiona sobre textos bíblicos “El Intruso”

Todos consiguen CONVOCAR A LA GENTE

La realidad en Europa y en todas las confesiones es que hay indiferencia, alejamiento por algún motivo o bien que ¡nunca han entrado! Esto, ¿nos afecta? ¿podemos aprender? ¿nos dice algo?.

Comprometidos con el ecumenismo estamos llamados a CONVOCAR a los que no están dentro de nuestras iglesias “oficiales” pero sí son “iglesia oficiosa”.

¿Por qué convocar? Porque el que no está contra nosotros, está a favor nuestro Mc. 9,40

Hay mucha religiosidad “ambiental” que no es lo mismo que la fe pero…¡nos puede ayudar!

Para celebrar primero hay que CREER para que haya algo que celebrar.

Para Macron: “el Estado puede ser laico, pero la sociedad no lo es”. La publicidad esta teniendo una gran carga de lenguaje religioso.

Decimos RECONCILIACIÓN, JUNTOS, UNO, UNIDAD. ¡cuando el Espíritu quiera y como quiera! ¿Y si el Espíritu llevara tiempo soplándonos alguna sugerencia y nosotros practicando la espera…?

La solución iría por recargar baterías que pongan nuestra cabeza, corazón y manos a la obra.

¿Nació la Iglesia unida? Hech. 15,1-2.22-29 Hubo conflicto inevitable entre dos tendencias y mentalidades. En Jerusalén encontraron la oposición de los judaizantes pero tuvieron la comprensión de Pedro. En Jerusalén tuvieron la iglesia reconciliada.

Dejemos que discutan los teólogos, caminemos juntos todos los cristianos (Francisco dixit)

Reconciliada no significa igual, ¿nuestras iglesias son monolito de pensamiento único o hay diferencias? ¿salvables? ¿insalvables?

¿Qué es lo esencial en la iglesia reconciliada? ¿qué es lo accesorio? La FE en Cristo es lo esencial (Hechos). ¿Y si la fidelidad a lo esencial nos obliga a encontrar, en cada momento, formas adecuadas de expresión y vivencia de la fe? ¿estaríamos dispuestos a hacer limpieza, a barrer lo accesorio? ¿correríamos el riesgo de convertirnos en una iglesia líquida cómo es la sociedad hoy? ¿cómo le mostramos a esa iglesia “oficiosa” lo esencial?

CONVOCAR: ¿Y si tuviéramos una acción caritativo social conjunta? ¿Y una propuesta de actos académicos-culturales conjuntos? ¿Y si nuestros estudiantes de teología, en la etapa pastoral, al final, hicieran un semestre en facultades de otras confesiones? Para conocer más…compartir, caminar, arriesgar…no ir en solitario.

Prov. 16,3 Si conseguimos ponernos a la escucha, a lo mejor conseguimos algo.

En el diálogo se resaltó el intercambio de profesores de teología. Aunque en España no había planteamientos, en la actualidad hay realidades que no podemos despreciar como es la población e iglesias de otras confesiones en la costa mediterránea.

Nos encontramos en una situación histórica donde algo nuevo tiene que surgir con nuestra colaboración o sin ella. La iglesia nunca puede ser ajena a lo que ocurre en nuestra sociedad; debe desmontar las estructuras y descubrir el reto de volver a encontrar a Cristo y traerlo a nuestra sociedad actual. Hemos de ver siempre lo positivo y facilitar el hacer cosas juntos como es la formación bíblica, las liturgias, o tomar café porque lo importante es querernos.

En la Mesa Redonda sobre “Situación actual del Ecumenismo en Aragón” participan: las Misioneras de la Unidad, el equipo ecuménico de Sabiñánigo, el grupo ecuménico de San Miguel y la comunidad de Chemin Neuf.

Mª José, Misionera de la Unidad nos recuerda que la Asociación Acemu (Asociación centro ecuménico misioneras de la unidad) pretende aglutinar las semillas de ecumenismo que van surgiendo y animarnos porque los frutos del ecumenismo son a largo plazo. Los distintos grupos necesitamos apoyo. Nuestra experiencia de estos encuentros es que han sido estupendos para encontrarnos, compartir, la convivencia, etc.

¿Cómo empezó el ecumenismo? Hace 50 años con la Unitatis Redintegratio casi todos soñábamos con la unión de todos los cristianos. Juan Pablo II expresaba en Ut Unum Sint el mismo optimismo. El Consejo Ecuménico de las Iglesias tenía la misma idea de llegar a la unidad visible de todos los cristianos.

Sin embargo el documento más reciente de Fe y Constitución nos demuestra que hoy los cristianos no poseen una visión común sobre lo que implica la unidad de la Iglesia.   Hay diversidad, fragmentación, lentitud y obstáculos. No obstante tenemos recursos para hacer frente a los retos que se nos plantean:

El ecumenismo espiritual. Trabajar comunitariamente en el estudio espiritual de oración, ir al encuentro del otro: “no sin el otro” expresando la comunión que tenemos, sin desaliento, con arrepentimiento y conversión del corazón.

Lectura común de la historia. El Papa llegó a Lund para agradecer a Dios la renovación a través de la Reforma y asumir el compromiso de caminar juntos hacia la reconciliación. Buscar la manera de comprender la historia, reconocer la culpa y rectificar la mirada para encontrar una interpretación del pasado común. En 2016el Papa Francisco decía: “Yo creo que las intenciones de Lutero no eran equivocadas…” El evento de Lund ha hecho que el mundo ecuménico adquiera conciencia explícita de que se puede contar esta historia de una manera diferente.

La reforma de la Iglesia Católica. Es una tarea urgente presentar al mundo una Iglesia reconciliada.

Lola, pertenece a la Iglesia Reformada de Aragón (IRA) y nos comunica sobre el ecumenismo en Zaragoza. Lola y su marido Carlos nos hablan sobre el ecumenismo de Zaragoza en torno a la Parroquia de San Miguel. Parten de la base de la Iglesia Evangélica Española. Tienen espacios donde conviven en un local dos comunidades con sus propios cultos. El grupo ecuménico tienen reuniones dos veces al mes con distintos temas como es el conocimiento de la liturgia de las otras Iglesias y el estudio de distintas confesiones religiosas. Desde hace nueve años se fueron incorporando personas católicas (5 religiosas católicas además de las Hermanas Canonesas del Santo Sepulcro) así como la iglesia ortodoxa ucraniana y se constituyó el grupo inter-eclesial. Juntos celebran la semana de la Palabra, la Pascua y Pentecostés con gran asistencia de fieles y la participación de corales. Colaboran con el DMO (día mundial de oración).

Pablo García, Pastor de la Iglesia Reformada de Aragón nos presenta como el equipo ecuménico de Sabiñánigo se reúnen en espacio de culto compartido. Es un ecumenismo de base. Además de la semana de la oración por la unidad se realizan actividades en Adviento y Pentecostés, así como sesiones de estudio. Es un grupo de cristianos, se consideran todos hermanos en Cristo que pueden convivir y orar juntos: protestantes, católicos, ortodoxos y adventistas. Ponen en común muchas cosas y se cuestionan ¿qué es el ecumenismo? y ¿para qué el ecumenismo? Porque es la voluntad del Señor y el ecumenismo moderno surge en el contexto de un continente entreguerras, una vieja Europa con vocación misionera que ha llegado dividida a los misionados que se preguntan ¿a quien creo?. Con el Vat. II se vive con euforia ese momento. Ahora estamos en el tiempo de hacer otros servicios a la Iglesia: estamos llamadas a vivir el Evangelio y a ofrecerlo a las personas que lo necesitan, siendo apasionados con Jesús y arriesgando que nos critiquen.

La comunidad de Chemin Neuf (“camino nuevo” en la Cartuja de Zaragoza) nació de los carismáticos y de un jesuita. Viven el carisma de San Ignacio junto con el bautismo del Espíritu Santo que consiste en abrirse al Espíritu Santo y dar su vida a Jesús.

Es una asociación pública de fieles constituida por matrimonios y solteros seglares consagrados con vocación ecuménica. Hay hermanos y hermanas de diferentes iglesias. Están presentes en unos 30 países. Conviven religiones y culturas diferentes. Esta diversidad de vida es enriquecedora, aunque so siempre es fácil. El compromiso de la comunidad es orar por la unidad pues forma parte de su carisma. Es el camino de una vida cotidiana compartida. Reúnen a jóvenes para los Ejercicios Espirituales de San Ignacio y mantienen una relación recta con los responsables de las Iglesias.

Carmen ha estado seis años en Tenerife para formar a los laicos en la “lectio divina”. Las personas formadas actúan con los laicos en parroquias. Tienen retiros, charlas y “tertulias literarias”. Se lee mucho la Patrística, cultivan la liturgia, realizan acompañamiento y pasan de rezar a orar.

Es una comunidad que nació en París con los valores de la vida monástica llevados al mundo actual. Lo esencial es la vida comunitaria y la vida de oración. Tienen fraternidad ecuménica y fraternidad inter-religiosa. Las jornadas están muy marcadas por la oraciónRealizan trabajo profesional a media jornada. Comparten comida con personas invitadas

Por último desde el diálogo espontáneo surgieron las siguientes aportaciones:

  • Tenemos que unirnos con fuerza, trabajar con las personas y vivir diariamente el Evangelio.
  • En la Parroquia de San Andrés en Zaragoza se están tratando de construir puentes. Su imagen es la de una familia en la que todos se tienen que conocer y que amar porque todos (ortodoxos, protestantes o católicos) son cristianos.
  • Es imprescindible el conocernos, intentar entendernos y disfrutar de la maravilla de la diversidad.
  • La comunidad evangélica de Biescas son misioneros de obra social con proyectos en Bolivia, buenos aires, Guinea Ecuatorial, Chile… para atender a madres solteras, ancianos, gente necesitada, etc. Tienen una red de voluntariado social para que los jóvenes tengan experiencia con la pobreza. En Biescas hay casa de retiro y van a empezar con un despacho de atención social.
  • ¿Qué formulas podemos llevar a cabo en las Parroquias?
  • En Madrid (hay 480 parroquias). Es importante sembrar inquietud en las parroquias e ir construyendo relaciones no forzadas. Para ello se necesita el carisma de la preocupación por la iglesia.

Al final de la tarde tuvimos la oportunidad de asistir en la Parroquia de San Miguel al concierto del canta-autor Samuel Pérez Ayala, recién ordenado diácono.

Finalizamos el día con un estupendo ágape de hermandad en la citada parroquia.

El domingo, día 6, Fernando, arquitecto y catedrático en la universidad, nos acompañó a un mavarilloso recorrido por la ciudad amurallada de Zaragoza donde visitamos la Zaragoza romana (Cesaraugusta), la visigoda, islámica y los edificios y monumentos a lo largo de los siglos para acabar en la Plaza del Pilar y visitar su entorno y la Basílica, con rango de catedral en cuyo altar mayor se celebró la Eucaristía dominical a la que acudimos el grupo dando así por terminada nuestra visita a Zaragoza.

Con nuestro agradecimiento a las personas de Zaragoza que han hecho posible este encuentro y a los asistentes al mismo, queremos expresar que el encuentro ecuménico de mayo del 2018 nos ha animado a perseverar con ánimo en el camino lento del ecumenismo. Nuestro reto es seguir creando relaciones entre todas las comunidades cristianas para que el mundo vea el testimonio de la unión en una iglesia reconciliada y con dinamismo de convocar, sabiendo siempre que el ecumenismo es un don de Dios más que fruto de nuestros esfuerzos.

María Pilar González Cano
Religiosa Irlandesa

 

Encuentro Nacional de Ecumenismo - ACEMU 2018