Noticias / Actualidad

Francisco: "Todos debemos hablar, y escucharnos, buscar juntos el camino"

Francisco recibió a una delegación de líderes islámicos de Reino Unido, tras el atentado de Londres y les invitó a "acoger la palabra del hermano, de la hermana y pensar después a dar la respuesta"

 

Pocas semanas después del brutal atentado de Londres, y en un gesto que quiso desterrar la falsa identificación terrorismo yihadista-Islam, el Papa Francisco recibió a una delegación de líderes musulmanes del Reino Unido, ante quienes hizo un llamamiento al diálogo y a afrontar tres desafíos: integración, educación y violencia.

En la audiencia, junto a los cardenales Vincent Nichols (arzobispo de Westminster) y Jean-Louis Tauran (presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Intereligioso), se encontraban Moulana Ali Raza RIZVI, Presidente de los ulemas de Europa; Moulana Muhammad Shahid RAZA, jefe del British Muslim Forum; Shaykh Ibrahim MOGRA, co-presidente de dicho organismo; y Moulana Sayed Ali Abbas RAZAWI, director general de la Scottish Ahlul Bayt Society.

Durante el encuentro, previo a la Audiencia General del miércoles, Francisco destacó la importancia de "escucharnos". El "trabajo de la oreja", como lo define Bergoglio, "sin apuro de dar la respuesta".

Para el Papa, es urgente "acoger la palabra del hermano, de la hermana y pensar después a dar la respuesta", porque "cuando las personas tienen esta capacidad de escucha, hablan con un tono bajo, tranquilo. En cambio, cuando no la tienen, hablan fuerte y gritan incluso".

"Entre hermanos, todos nosotros debemos hablar, escucharnos y hablar despacio, tranquilos, buscar juntos el camino. Y cuando se escucha y se habla, ya se está en el camino", recalcó Francisco, quien agradeció a los líderes islámicos "el camino que están haciendo", y les pidió que rezaran por él.

mus1 560x280

 

 

Palabras del Papa:

"Me gusta pensar que el trabajo más importante que nosotros debemos hacer hoy entre nosotros, en la humanidad, es el trabajo "de la oreja": escucharnos. Escucharnos, sin apuro de dar la respuesta. Acoger la palabra del hermano, de la hermana y pensar después a dar la respuesta. La capacidad de escucha, esto es tan importante. Es interesante: cuando las personas tienen esta capacidad de escucha, hablan con un tono bajo, tranquilo. En cambio, cuando no la tienen, hablan fuerte y gritan incluso.

Entre hermanos, todos nosotros debemos hablar, escucharnos y hablar despacio, tranquilos, buscar juntos el camino. Y cuando se escucha y se habla, ya se está en el camino.

Les agradezco por este camino que están haciendo y pido a Dios Omnipotente y misericordioso que los bendiga. Y les pido que recen por mí. Muchas gracias".

 

mus2