Noticias / Actualidad

"Buscamos un mayor diálogo a través del Ecumenismo"

Representantes de las iglesias cristianas con presencia en Vigo y del Budismo se reúnen tres veces al año para rezar por la unidad

Todos los años, la delegación diocesana Ecuménica celebra tres encuentros entre los representantes de las religiones cristianas, a los que se suman también un monje budista. El representante del obispado, el fraile capuchino Faustino García explica que "en la actualidad todos nos llevamos bien, se puede decir que las relaciones entre las diferentes iglesias cristianas son buenas", algo que se hace extensivo con los restantes cultos aunque no participen en los encuentros periódicos que llevan a cabo porque "aunque hay un acercamiento entre todos y se ha abierto la vía del diálogo, tenemos que superar muchos años en los que hemos estados separados", añade.

Uno de estos encuentros se celebra todos los meses de octubre. En él se celebra el espíritu de Asís, encuentro que inauguró el Papa Juan Pablo II el 27 de octubre de 1986, cuando respondiendo a su llamada, rezaron y ayunaron juntos ciento cincuenta representantes de las doce principales religiones del mundo. En enero tiene lugar la oración por la unidad de los cristianos y el tercer encuentro se celebra la víspera de Pentecostés en el templo de la Iglesia Anglicana.

Una de las características de estos encuentros es la búsqueda de la unidad, por lo que "nos colocamos por orden alfabético y las intervenciones son por sorteo". Todo un ejercicio de neutralidad que permite evitar cualquier tipo de suspicacias en un tema tan delicado como es el de las creencias religiosas.

El ecumenismo es un movimiento que ha ganado en los últimos años mayor repercusión en los medios pero que según explica Faustino García "se remonta la siglo XIX. No es nada nuevo, lo que sucede es que antes no tenía el impacto que tiene ahora". Además, este fraile capuchino encargado de la tarea de las relaciones con las otras iglesias cristianas, reconoce que "se ha avanzado. Ahora hay un mayor diálogo y apertura por parte de todos". Algo que permite que sea precisamente un integrante de la Iglesia Católica quien recuerde que este año se celebran los 500 años del día en que Lutero clavó en la puerta de la capilla del castillo de Wittenberg su escrito sobre las indulgencias que dieron pie a lo que se conoce como la Reforma y el mayor cisma de la Iglesia romana.