Documentos Conferencia Episcopal

Carta circular del Obispo Presidente de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales

Almería, 22 de mayo de 2017

A los Delegados diocesanos y
Directores de Secretariados de Ecumenismo
y Relaciones Interconfesionales
en sus diócesis

GonzalezMontesAdolfo

Estimados delegados y directores de las delegaciones y secretariados de Ecumenismo y Relaciones Interconfesionales:


Saludo fraterno

Aunque han pasado las primeras semanas desde las elecciones para los cargos de la Conferencia Episcopal, que tuvieron lugar durante la última Asamblea plenaria de marzo, me es muy grato dirigirme a todos ustedes para enviarles un saludo fraterno corno nuevo Obispo Presidente de la Comisión Episcopal para las Relaciones Interconfesionales.


Una mirada al mapa confesional de España

Vivimos un tiempo de cambios sociales en nuestro país, que están dando lugar a un mapa confesional en el que deseamos se afiance una sociología religiosa que refleje la verdadera identidad y consistencia de la Iglesia Católica en España, sin menoscabo de las confesiones cristianas no católicas y las comunidades de otras religiones. La inmigración, el turismo y el establecimiento de residencia entre nosotros de ciudadanos de otros países europeos y de Hispanoamérica han traído modificaciones sociales significativas.

Además de las personas de confesión católica que han venido a asentarse en España, tenemos en nuestro país una presencia de las Iglesias ortodoxas que reclaman nuestro esfuerzo por encontrar las mejores relaciones con estos cristianos y sus pastores, con los que compartimos la tradición de fe dogmática común, la concepción apostólica de la Iglesia y los sacramentos. Estas relaciones no tienen que ir en menoscabo de nuestra comunión y ayuda particular a las comunidades de las Iglesias orientales católicas sui juris.

Nuestra relación con la Comunión Anglicana pasa en España por la acogida y buena relación, en la caridad cristiana, con las comunidades que forman parte de esta Comunión. Son muchos los ciudadanos anglicanos, sobre todo del Reino Unido, presentes en España ya porque pasan aquí largos períodos y otros por ser ya residentes, sobre todo en las zonas donde el buen clima y el turismo ha atraído a estos cristianos a residir en nuestro país.

El Obispo anglicano de la Diócesis de Europa nos visita con cierta regularidad y es de agradecer su buen hacer pastoral, buscando el mejor entendimiento y colaboración con los obispos españoles en cuyas diócesis hay comunidades de su jurisdicción; y sobre todo, con el fin de facilitar lugares donde estas comunidades se reúnen (algunas iglesias compartidas, ermitas o iglesias menores de las cuales vienen desde años atrás haciendo uso).

Por otra parte, no debemos dejar de tener presente que la Iglesia Española Reformada Episcopal, aun siendo una pequeña Iglesia, forma parte de la Comunión Anglicana, lo que nos ayuda también a nosotros en nuestra colaboración con los hermanos anglicanos.

Hablando en términos generales, las Iglesias protestantes surgidas de la Reforma siguen siendo minoritarias, pero su status social y reconocimiento jurídico tiene que ser no sólo debidamente respetado por nosotros, como de hecho lo venimos haciendo, sino también, cuando es posible, debemos hacerlo buscando la colaboración ecuménica con estos hermanos nuestros y sus comunidades eclesiales. Se fortalecerá así la presencia cristiana en la sociedad, y nuestras buenas relaciones darán el tenor ecuménico que demanda de nosotros la comunión en lo mucho que nos une en Cristo a ellos y a nosotros. El diálogo teológico de la Iglesia Católica con las grandes Comuniones protestantes prosigue con esperanza de avanzar en el reconocimiento de lo que nos une, a pesar de las dificultades, buscando la unidad visible, que hemos de pedir constantemente al Señor y buscar con los medios adecuados.

También hemos de tener presente el diálogo o entendimiento posible con comunidades cristianas evangelistas y otras, calificadas de sectas, próximas al cristianismo, pero poco o nada ecuménicas, y no reconocidas como miembros del Consejo Ecuménico de la Iglesias, e incluso cuestionadas algunas de ellas como carentes de todos los elementos que identifican como cristiana una comunidad de fieles.

Con las Iglesias / comunidades eclesiales evangelistas (Evangelical) se ha iniciado ya hace años un diálogo que está dando su fruto, y quiera el Señor que avancemos en el mejor entendimiento, que nos ayude a poner de relieve la fe común en la Santa Trinidad y la obra de redención de Cristo y el ministerio misionero de la Iglesia.

El diálogo interreligioso sigue siendo más difícil, porque fuera de las comunidades judías, con las cuales, aunque modestas, tenemos las mejores relaciones, con el islam las relaciones están afectadas por el rechazo de los movimientos musulmanes integristas.

Finalmente, otras confesiones religiosas carecen de implantación histórica y sociológica significativa entre nosotros, aun cuando haya algunas de estas comunidades.


Comenzar con ilusión y aprovechar bien el programa ecuménico del presente año

Teniendo en cuenta este amplio espectro confesional, a pesar de las dificultades que nunca faltan en la búsqueda de la unidad visible de la Iglesia, comienzo con ilusión esta nueva etapa al frente de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales, durante el cual espero poder animar el ecumenismo con las orientaciones de la Iglesia universal y las pautas de los obispos españoles en este importante campo de acción pastoral.

Para comenzar lo más rentable es seguir el programa ecuménico previsto para el año en curso. Por eso, aprovecho la ocasión para invitar a todos los Delegados y Directores de los Secretariados diocesanos a las Jomadas de Ecumenismo y Relaciones Interconfesionales previstas para 2017, para los días 23 al 25 del próximo mes de octubre, cuyo programa completo se les enviará en breve.

Aunque las últimas Jornadas organizadas por la Comisión Episcopal se ocuparon con un buen programa del diálogo católico-luterano, el año en curso está marcado por el V Centenario del inicio de la Reforma protestante por Martín Lutero. El congreso que del 8 al 10 de junio próximo lleva por lema el título del último documento de acuerdo de la Comisión Mixta Católico Romana/ Evangélico Luterana: «Del conflicto a la comunión».

Se celebrará en la Universidad Pontificia de Salamanca y es una ocasión para la reflexión y el descanso de los congresistas. Invito, por ello, a quienes puedan asistir, a hacerse presentes en este congreso, que se inscribe en la serie de encuentros católico-luteranos que, en Salamanca y en Estrasburgo, han tenido por principales protagonistas a teólogos y obispos de los institutos ecuménicos de ambas ciudades, el Centro de Estudios Orientales y Ecuménicos Juan XXIII (UPSA) y el Instituto Ecuménico de Estrasburgo de la Federación Luterana Mundial.

Me pongo a disposición de todos cuantos animan el ecumenismo cristiano y las relaciones entre confesiones en las diócesis y a todos pido oración para que este nuevo trienio al frente de la Comisión Episcopal de Relaciones Inteconfesionales dé el fruto que el Señor no niega, si de nuestra parte hacemos lo que está en nuestras manos, con la mente y el corazón puestos en el testamento de Cristo: «para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el inundo crea que tú me has enviado» (Jn 17,2 1).

Con todo afecto y bendición.

Adolfo González Montes
Obispo de Almería
Presidente de la CERI