Un camino en el que se espera fortalecer los lazo entre ambas comunidades, propiciando que sean los propios jóvenes quienes en adelante lleven adelante sus encuentros y proyectos

Organizado por el Arzobispado de Granada, con el acompañamiento de la Federación Musulmana de España (FEME), y la Fundación Scholas Occurrentesse celebró un encuentro de arte y diálogo religioso e intercultural en las instalaciones de la Asociación Aljibe-Dar Al Anwar en Granada, con participación de más de 20 jóvenes cristianos y musulmanes.

A dos semanas del viaje del Papa Francisco a Irak, en donde hizo un llamamiento a líderes religiosos y a jóvenes de todo el mundo para continuar construyendo la cultura del encuentro, se ha celebrado en Granada un encuentro de arte y diálogo interreligioso los pasados viernes 19 y sábado 20 de marzo.

Durante estos dos días 20 jóvenes cristianos y musulmanes, tanto españoles como de diversos orígenes, de Italia, Marruecos y Bulgaria, estuvieron viviendo una experiencia artística y de hermandad, la creación colectiva de un mural en una de las fachadas de la asociación sociocultural Aljibe-Dar Al Anwar, actividad que se convierte en el punto de partida de un camino en el que se espera fortalecer los lazos entre ambas comunidades, propiciando que sean los propios jóvenes quienes en adelante lleven adelante sus encuentros y proyectos.

Durante las actividades realizadas el día sábado se destaca el espacio de diálogo que tuvieron el Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez Fernández y el Presidente de FEME, el Imán Mohammed Kaleem Mirza, junto a representantes de esta Asociación y del Centro de Magisterio La Inmaculada.

Al final del encuentro del sábado se celebró la plantación del tradicional Olivo de la Paz, un símbolo de paz y unidad que es compartido por las comunidades cristiana y musulmana. Después de estas dos jornadas de actividades se generó un nuevo espacio en donde los jóvenes pudieron compartir sus experiencias y ofrecer su propio testimonio.

“Queremos vivir como amigos, como hermanos”

Momentos antes de iniciar el acto final del encuentro con la plantación de un olivo, como gesto de paz y de construcción mutua fraterna, el arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, subrayaba el hecho de ser todos criaturas de Dios, frente “al mundo en el que estamos”, en el que “hay muchas fuerzas que nos invitan a separarnos, a aislarnos, a desconocernos y a vivir, por lo tanto, de etiquetas que nos ponemos unos a otros, o que nos ponen desde fuera. Y, sin embargo, todos somos criaturas de Dios”, explicó.

En este sentido, el Arzobispo de Granada señaló el deseo de vivir como amigos y hermanos: “Nosotros queremos vivir como amigos, como hermanos y conocernos unos a otros mejor. Queremos tratarnos como personas y como criaturas de Dios. Podemos ver, queremos ver, a Dios a través de cada persona que se cruza en nuestro camino. Eso es lo que expresa este acto, que puede ser muy pequeñito, en términos de número, pero que es muy significativo. Es un comienzo, que podamos, con la ayuda de Dios, contribuir a que el mundo se parezca más a un jardín y menos a un desierto”, concluyó.

“Con la voluntad y con la buena fe podemos cambiar este mundo”

Por su parte, el Presidente de la Federación Musulmana de España (FEME), Kaleem Mirza, dio las gracias a los jóvenes por estar juntos en este encuentro de arte y religioso, que “ha sido posible a través de vosotros”. Asimismo, dio las gracias al Arzobispo de Granada por su acogida e iniciativa en favorecer el encuentro mutuo y la oportunidad de vivir juntos una actividad como la celebrada en Granada con Scholas Ocurrentes.

Vamos a convertir este mundo en un jardín, un jardín de paz, que tenga una fuente de amor, que riegue la dignidad humana. Vamos a sembrar en este jardín con una voluntad pura y limpia. Y teniendo una voluntad limpia y pura, podemos conseguir el camino de Abrahán y de Moisés”, explicó. “Con la voluntad y con la buena fe podemos cambiar este mundo; podemos vivir así juntos, llenos de estos colores (en referencia al mural), que son colores de vida”.

“Da igual el color, la religión, la cultura o el país”

“Todos somos iguales y podemos hacer las mismas cosas, con una interpretación diferente, pero las mismas cosas; vivimos en el mismo mundo y compartimos el mismo mundo”, eran las palabras de Amina (14 años).

“Esta actividad ha sido muy interesante para mí y creo que para todos; hoy en día nos centramos en nuestros grupos, por separado, y no nos juntamos; por eso es muy bonito ver y tener actividades como esta, porque da igual el color, la religión, la cultura o el país, porque algunos vienen de lugares muy lejanos; es muy bonito verlo, estar con gente sin pensar en discriminación, en islamofobia o en xenofobia”, remataba al final del encuentro Hamza (15 años) joven musulmán nacido en Inglaterra y desde hace 3 años en Granada.

Scholas en Granada

Desde hace más de 2 años Scholas viene desarrollando actividades en Granada; en enero de 2019 se celebró la primera experiencia de su programa fundacional Scholas Ciudadanía, con la participación de 150 estudiantes de 11 colegios de la ciudad; en 2020 una nueva edición de esta experiencia redobló los esfuerzos, contando en enero de ese año con la participación de 230 adolescentes, estudiantes de la ESO, procedentes de distintos colegios públicos, privados y concertados.

Asimismo jóvenes de Granada han participado activamente en los ciberencuentros tanto a nivel nacional como internacional que Scholas promovió durante todo el 2020, como consecuencia de la pandemia por la COVID-19.

Desde entonces y con una presencia constante que ha incluido experiencias de formación de formadores, formación de voluntarios, experiencias de arte, juego y pensamiento, Scholas afianza su trabajo en Granada hasta convertirse en su primera subsede permanente en el sur del país.

(Aleluya)

2021. Centro Ecuménico Julián García Hernando
C/ de José Arcones Gil, 37,  8017 Madrid |  Tel.: 913 67 58 40