Infoekumene / Organismos centrales de diálogo y cooperación

Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos

HISTORIA

El origen del Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos está estrechamente relacionado con el concilio Vaticano II. El Papa Juan XXIII deseaba que el compromiso de la Iglesia católica en el movimiento ecuménico contemporáneo fuera uno de los fines principales del Concilio. Por esta razón, el 5 de junio 1960, creó un Secretariado para la promoción de la unidad de los cristianos, como comisión preparatoria al Concilio, y nombró como primer presidente al cardenal Agustín Bea. Esta es la primera vez que la Santa Sede creaba una estructura consagrada únicamente a los temas ecuménicos.

La primera función del Secretariado fue la de invitar a las otras iglesias y comuniones mundiales a enviar observadores al concilio Vaticano II. Pero, desde la primera sesión (1962), por decisión del Papa Juan XXIII, fue asimilado a las comisiones conciliares. Entonces el Secretariado preparó y presentó al Concilio documentos sobre ecumenismo (Unitatis redintegratio), religiones no cristianas (Nostra aetate), la libertad religiosa (Dignitatis humanae) y, en unión con la Comisión doctrinal, la Constitución dogmática sobre "la Revelación divina (Dei Verbum).

En 1963, el santo Padre precisó que el Secretariado estaría compuesto de dos secciones, encargadas respectivamente de las relaciones con las Iglesias ortodoxas y las antiguas Iglesias orientales, por una parte, y por otra parte, con las Iglesias y Comunidades eclesiales de Occidente.

En 1966, terminado el Concilio, el Papa Pablo VI confirmó el Secretariado para la promoción de la unidad de los cristianos como órgano permanente de la Santa Sede. El Cardenal Bea lo presidió hasta su muerte en 1968. En 1969, el cardenal Johannes Willebrands fue designado su sucesor. Veinte años más tarde se retiró y quedó como presidente emérito; el Cardenal Edward Idris Cassidy fue nombrado presidente de este dicasterio.

El 28 de junio de 1988 el Papa Juan Pablo II transformó el Secretariado en Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos. (CPPUC). Este cambio se hizo efectivo el 1 de marzo de 1989.

El Consejo tiene una doble función.

En primer lugar está encargado de promover, en el interior de la Iglesia católica, un auténtico espíritu ecuménico, según el Decreto conciliar Unitatis redintegratio; con este fin se editó en 1967-70 un Directorio ecuménico. Este fue renovado en 1993 con el título: Directorio para la aplicación de principios y de normas sobre el ecumenismo". El Consejo asume esta misión en unión con los diversos dicasterios de la Curia romana, cuyas competencias deben contribuir también al esfuerzo de diálogo de la Iglesia católica y estar al servicio de sus relaciones con todas las Iglesias y Comunidades eclesiales.

Al mismo tiempo, el Consejo pontificio se dedica a desarrollar el diálogo y la colaboración con las otras Iglesias y Comunidades mundiales. Por ello, desde su creación, estableció una cordial cooperación con el Consejo ecuménico de las Iglesias (COE), cuya sede está en Ginebra; desde 1968, doce teólogos católicos son miembros de derecho de la Comisión "Fe y Constitución", departamento teológico del COE.

El CPPUC tiene también la misión de nombrar los observadores o "delegados fraternos" de otras Iglesias y Comunidades eclesiales, con motivo de la celebración de grandes acontecimientos de la Iglesia católica.

Actualmente el CPPUC está participando en un dialogo teológico internacional con las Iglesias y Comuniones mundiales siguientes:

— la Iglesia ortodoxa
— la Iglesia copta ortodoxa
— las Iglesias malankares
— la Comunión anglicana
— la Federación luterana mundial
— la Alianza reformada mundial
— el Consejo metodista mundial
— la Alianza baptista mundial
— la Iglesia cristiana (Discípulos de Cristo)
— los responsables de las Iglesias pentecostales.

El Consejo se preocupa también de promover encuentros con los evangélicos.

Con el fin de que se conozcan los resultados de los esfuerzos a favor de la unidad de los cristianos, el CPPUC publica, en francés y en inglés, una revista trimestral titulada Servicio de información.

 

Estructura

El Consejo Pontificio está presidido por el cardenal Presidente. Está asistido por un Secretario, un Secretario adjunto y un Subsecretario.

Las relaciones con las otra iglesias y comunidades eclesiales están distribuidas en dos secciones:

  • La sección oriental, para las Iglesias ortodoxas de tradición bizantina y las Iglesias orientales ortodoxas (coptas, sirias, armenias, malankars) y para la Iglesia asíria de oriente.
  • La sección occidental, para las diferentes Iglesias y Comunidades eclesiales de Occidente, y para el Consejo ecuménico de las Iglesias.

 

Colaboración para la difusión de la Biblia

Debido a la responsabilidad del Secretariado en la preparación de la Constitución dogmática sobre la Revelación divina, el CPPUC está encargado de la promoción de la colaboración ecuménica en la traducción de la Santa Escritura y su traducción. (cf Dei Verbum, n° 22) Por este motivo ha creado la Federación bíblica católica, con la que tiene estrecha relación. Con la Alianza bíblica universal ha publicado las Directivas concernientes a la cooperación interconfesional en la traducción de la Biblia [1968; nueva edición revisada en 1987].

 

Comité católico para la colaboración cultural

Fundado en 1963, este Comité se preocupa de promover, entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas de tradición bizantina y las Iglesias orientales ortodoxas, intercambios de estudiantes que deseen realizar, en instituciones católicas u ortodoxas, estudios teológico s o de otras disciplinas eclesiales.

En el mes de marzo de cada año se reúne una Comisión internacional de atribución de becas. Esta Comisión depende del Comité.

 

Relaciones con el judaísmo

El 22 de octubre de 1974, el Papa Pablo VI creó una Comisión para las relaciones religiosas con el Judaísmo, organismo diferente del CPPUC, pero estrechamente ligado a él. Concretamente, el Cardenal Presidente y el Secretario del CPPUC son respectivamente Presidente y Vicepresidente de ellas. El funcionamiento de la Comisión está garantizado por un Secretario ejecutivo, que trabaja en jornada completa.

Con el fin de poner en marcha las orientaciones dadas por el Concilio Vaticano II, la Comisión ha publicado Orientaciones y sugerencias para la aplicación de la declaración conciliar "Nostra aetate" [n. 4 – 1974] Y notas para una correcta presentación del judaísmo y de los judíos en la predicación y en la catequesis de la Iglesia católica [1985].

 

http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/index_sp.htm