Mañana en Ginebra, durante un evento en línea, se presentará la Encíclica del Papa Francisco en presencia de representantes de las principales instituciones internacionales y líderes religiosos. El observador permanente de la Santa Sede en Ginebra reitera: el futuro de la humanidad depende del diálogo interreligioso.

Fraternidad, multilateralismo y paz. Estos son los temas en los que se centrará el evento promovido por la Santa Sede en Ginebra mañana por la tarde, durante el cual se presentará la Encíclica del Papa Francisco, «Fratelli tutti», en presencia de instituciones como la OMS, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional del Trabajo. El acto – que podrá seguirse en el canal de Youtube de la Misión de la Santa Sede en Ginebra, en español, inglés, italiano y francés, a partir de las 15.00 horas – se abrirá con un discurso del Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, que ofrecerá algunas reflexiones sobre cómo el concepto de «fraternidad humana» puede afectar a la cooperación en la comunidad internacional.

Diálogo interreligioso y justicia social

En la segunda parte, sin embargo, se profundizará en los temas del diálogo interreligioso y la justicia social, sobre los que debatirán el Cardenal Miguel Ángel Ayuso Guizot, Presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, el Príncipe jordano El Hassan bin Talal, el Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias, Ioan Sauca, y el rabino argentino Abraham Skorka, gran amigo del Papa Francisco.

Unidos en una «familia humana»

Todos estamos unidos como «familia humana», dice la Encíclica del Papa. Una constatación que se ha hecho evidente durante este año de pandemia, que ha puesto de manifiesto la importancia de la colaboración entre países, como explica a Vatican News el Arzobispo Ivan Jurkovič, observador de la Santa Sede en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra y moderador del encuentro.

R. – Desde el punto de vista de Ginebra, podemos ver exactamente esto: la complejidad es la variedad de la familia humana. Al principio teníamos la impresión de que los ejemplos de solidaridad entre Estados eran más visibles, mientras que ahora también vemos que hay momentos de incertidumbre. Las crecientes desigualdades y divisiones entre los Estados se han hecho cada vez más visibles y también vemos que se tiene menos en cuenta a los más vulnerables. Esto también es muy visible en la carrera por acaparar dosis de vacunas en el mercado, hasta el punto de que algunos estados tienen incluso demasiadas y otros carecen por completo de estos recursos. Es la presencia del «virus del individualismo radical» que el Santo Padre atacó en uno de sus discursos y que impulsó a la Santa Sede a presentar la Encíclica a alto nivel, con un acto sobre el tema de la fraternidad, el multilateralismo y la paz. Son tres palabras que van muy bien juntas en Ginebra, porque la fraternidad es la inspiración de las Naciones Unidas – y también del Papa – el multilateralismo es un tema que ha sido muy problemático y que siempre necesita apoyo, y Ginebra es también un centro de negociaciones para el desarme y la paz.

En este acto estarán presentes las organizaciones internacionales que se ocupan en general de la dignidad humana: estarán la Organización Internacional del Trabajo, la OMS, el Alto Comisionado para los Refugiados. ¿De qué manera puede Fratelli tutti ser una guía para estas instituciones?

R. – Me parece muy útil señalar que el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos comienza así: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Están dotados de razón y conciencia y deben actuar entre sí con espíritu de fraternidad. Es interesante que las primeras palabras de los estatutos ya contengan la palabra fraternidad. Nos pareció muy importante ver que la inspiración del Santo Padre llega también exactamente en el lugar adecuado, el de Ginebra, donde siempre es necesario despertar y redescubrir los valores e ideales que son tan esenciales para nuestra actividad aquí. Cabe destacar que hay 39 organizaciones internacionales con sede en Ginebra, desde el desarme hasta el comercio, pasando por los derechos humanos y la migración. Significa un enorme capital de derechos humanos y de dignidad humana. Ginebra necesita, como nosotros, no sólo creer en las inspiraciones, sino también en el poder del diálogo, que necesita estructuras. Se puede criticar a las Naciones Unidas – y es fácil criticar, quizá incluso necesario – pero hay que decir que el mundo actual estaría probablemente mucho peor sin las Naciones Unidas y es impensable sin ellas. Las grandes ideas y las grandes inspiraciones también necesitan estructuras y esto es lo que intentamos subrayar y apoyar también como presencia de la misión de la Santa Sede.

La segunda parte del acto se centra en el diálogo interreligioso. ¿Cómo pueden las religiones contribuir a la paz y al desarrollo de la familia humana en esta fase histórica marcada por la pandemia?

R. – Se ha dicho en muchas ocasiones. Últimamente se ha dicho repetidamente y con mayor convicción. Yo diría que es necesario el diálogo dentro de la religión. Uno puede encontrar las palabras más adecuadas para definirlo, pero en ambos lados hay que saber que es una necesidad y nuestra percepción es que esta convicción es cada vez más profunda y más real. No son palabras, es una necesidad real. El mundo debe caminar por la senda del diálogo entre religiones. Estamos cerca y el futuro del mundo depende de nosotros, especialmente entre las grandes religiones, que representan fácilmente más de la mitad de la humanidad. Significa que de la calidad del diálogo de dos o tres grandes religiones depende el futuro de más de la mitad de la humanidad. Son cosas grandes.

(VATICAN NEWS)