Reflexiones del Prof. Dr. Pedro Langa Aguilar, OSA

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019

Día 5: Vivir en solidaridad con nuestro prójimo

Aumenta la presión hacia los cristianos en Indonesia.
Protesta ante el cierre de una iglesia en Bogor. / AsiaNews

Reflexión del Dr. Pedro Langa Aguilar, OSA para el 22.01.19

Martes, 22 de enero.- «Para anunciar a los pobres la Buena Nueva» (Lc 4,16-21:18). Evangelizar a los pobres y curar a los contritos de corazón fue la misión de Cristo, Mediador entre Dios y los hombres (cf. SC, 5), enviado por el Padre para «evangelizar a los pobres, y levantar a los oprimidos» (Lc 4,18), «para buscar y salvar lo que estaba perdido» (Lc 19,10). De ahí que la Iglesia reconozca en los pobres y en los que sufren la imagen de su Fundador paciente y pobre, se esfuerce con ahínco en remediar sus necesidades y procure servir en ellos a Cristo (cf. LG 8). Practicar la solidaridad con el prójimo supone hacerse pobre con los pobres, empezando por ver en ellos a Cristo pobre, así de claro y difícil al mismo tiempo, ya que no es igual decir que hacer.

Un modo de ser ecuménicamente solidarios con nuestro prójimo es secundar durante el año entero las directrices de estos materiales que durante el Octavario en curso nos animan de modo particular a expresar el grado de comunión que las Iglesias ya han alcanzado, y, por supuesto, para orar juntos al objeto de llegar, juntos también, a la plena unidad querida por Cristo. En su visión contra los defraudadores y explotadores, el profeta Amós criticó a los comerciantes que practicaban el engaño y explotaban a los pobres para obtener el máximo beneficio, llegando incluso a falsificar balanzas de fraude. Puso también de relieve Amós que Dios observa estas malas acciones y nunca las olvidará. El profeta, por eso, llega a comparar el terremoto con las crecidas y decrecidas del Nilo, aunque en dicha comparanza haya más imaginación práctica que observación. Dios, en todo caso, escucha el grito de las víctimas de la injusticia y jamás abandona a los que son explotados y tratados injustamente (Am 8, 4-8).

Vivimos en un mundo globalizado en el que la marginación, la explotación y la injusticia proliferan a mansalva. La brecha entre ricos y pobres se hace cada vez más grande. Los logros económicos se vuelven un factor decisivo en las relaciones entre las personas, las naciones y las comunidades. De modo que no es difícil recordar, después de tantos siglos, los reproches de Amós. Los asuntos económicos desencadenan a menudo tensiones y conflictos, así que se hace difícil, por no decir imposible, poder disfrutar de la paz si no hay justicia.

La segunda reunión del Foro Cristiano Mundial (FCM) tuvo lugar en Manado, Indonesia, en 2012. Los líderes cristianos que representaban a distintas tradiciones indonesias lanzaron allí el Forum Umat Kristen Indonesia (FUKRI), es decir, el Foro Cristiano de Indonesia, algunos de cuyos miembros participaron activamente en la Celebración de la Unidad Cristiana que tuvo lugar en el estadio Senayan, Yakarta, en 2013, especial evento aquel que sirvió para dar la bienvenida a la X Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en Busan, Corea del Sur.

Los miembros del FUKRI se reúnen regularmente desde entonces todos los meses. Al principio sus encuentros tenían el admirable y laudable propósito de fomentar la fraternidad, es cierto, pero con el tiempo sus debates se fueron tornando más profundos y comprometidos hasta que acabaron por fijar su atención en el lugar de los cristianos en la sociedad indonesia pluralista y en sus rápidos cambios. Conjuntamente con la Red Nacional de Oración (National Prayer Network), el FUKRI ha organizado encuentros de oración dedicados a asuntos que constituyen, hoy por hoy, un desafío para la sociedad y la vida de la nación. El FUKRI también ha conmemorado conjuntamente el 500 aniversario de la Reforma, y en fechas recientes ha debatido «El testimonio cristiano en un mundo multirreligioso: recomendaciones de conducta», documento del CMI, del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y de la Alianza Evangélica Mundial. Los miembros del FUKRI valoran este documento ecuménico como una guía útil para las Iglesias de Indonesia en su misión de dar testimonio en el contexto de una sociedad plural.

Todos los cristianos, en virtud de nuestro común bautismo, compartimos la misión profética de Jesús de proclamar la buena noticia a los pobres y a los afligidos, lo mismo con palabras que de obra. Cuando tomemos conciencia de esta misión, el Espíritu del Señor estará sobre nosotros, dándonos fuerza para trabajar por la justicia. Y es que nuestra dignidad de cristianos nos empuja a hablar y actuar de suerte que las palabras de Isaías proclamadas por Jesús en la sinagoga de Nazaret, su pueblo, se cumplan cada día en la escucha de los que nos rodean.

Nuestro buen Padre Dios, pronto siempre a la misericordia y al perdón, está dispuesto a perdonar asimismo nuestro inmoderado deseo de poder y también a librarnos de la tentación, siempre al acecho, de oprimir a los demás. Quiera Él ayudarnos por medio de su Espíritu de comunión a vivir en solidaridad con nuestro prójimo, para que logremos así compartir con su Hijo y hermano nuestro Jesús el cumplimiento de su promesa de libertad de la pobreza y de la opresión.

Prof. Dr. Pedro Langa Aguilar, OSA