Cartas Pastorales de los Obispos de España

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2018

“Fue tu dies­tra quien lo hizo, Se­ñor, res­plan­de­cien­te de po­der” (Ex. 15, 6)

jesusmurguisorianoCuan­do he­mos ce­le­bra­do el na­ci­mien­to de Je­sús, Hijo de Dios y Sal­va­dor nues­tro, e inau­gu­ra­do el nue­vo año, nos en­con­tra­mos con la Se­ma­na de Ora­ción por la Uni­dad de los Cris­tia­nos. Se­ma­na que se ce­le­bra del 18 al 25 de enero to­dos los años. Es­tas fe­chas fue­ron pro­pues­tas por Paul Wat­son en 1908 para cu­brir el pe­rio­do en­tre las fies­tas de la con­fe­sión de San Pe­dro y la con­ver­sión de San Pa­blo, após­to­les pi­la­res de la Igle­sia de Cris­to y por tan­to con gran sig­ni­fi­ca­do para in­ten­si­fi­car nues­tra ora­ción por la uni­dad vi­si­ble de la mis­ma.

Mons. Jesús Murgui Cuando hemos celebrado el nacimiento de Jesús, Hijo de Dios y Salvador nuestro, e inaugurado el nuevo año, nos encontramos con la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Semana que se celebra del 18 al 25 de enero todos los años. Estas fechas fueron propuestas por Paul Watson en 1908 para cubrir el periodo entre las fiestas de la confesión de San Pedro y la conversión de San Pablo, apóstoles […]

El lema pro­pues­to por el Pon­ti­fi­cio Con­se­jo para la Pro­mo­ción de la Uni­dad de los Cris­tia­nos y el Con­se­jo Mun­dial de Igle­sias para este año 2018 es el tex­to de Éxodo 15, 6: “Fue tu dies­tra quien lo hizo, Se­ñor, res­plan­de­cien­te de po­der”. Este tex­to re­fle­ja que la li­be­ra­ción y la sal­va­ción del pue­blo de Dios de la es­cla­vi­tud de Egip­to es obra del po­der de Dios; es un can­to de vic­to­ria del pue­blo de Dios. Este lema ha sido ele­gi­do por los cris­tia­nos del Ca­ri­be per­te­ne­cien­tes a dis­tin­tas tra­di­cio­nes, que han sido los en­car­ga­dos de pre­pa­rar los ma­te­ria­les para el Oc­ta­va­rio de Ora­ción de este año, por­que sien­ten el fi­nal de su es­cla­vi­tud y opre­sión del sis­te­ma des­hu­ma­ni­zan­te de la ex­plo­ta­ción co­lo­nial, sis­te­ma que ha mar­ca­do pro­fun­da­men­te el de­ve­nir de los pue­blos del Ca­ri­be. Su ex­pe­rien­cia es que al igual que la dies­tra de Dios sacó al pue­blo de Is­rael de la es­cla­vi­tud de Egip­to dán­do­le es­pe­ran­za y áni­mo, tam­bién Dios si­gue alen­tan­do y dan­do es­pe­ran­za a los cris­tia­nos del Ca­ri­be para no ser víc­ti­mas de las cir­cuns­tan­cias, y con su tes­ti­mo­nio de esta es­pe­ran­za co­mún, tra­ba­jar, to­das las Igle­sias jun­tas, para ser­vir a to­dos los pue­blos de la re­gión, es­pe­cial­men­te a los más des­aten­di­dos y vul­ne­ra­bles. Esto que po­dría­mos pen­sar que es una ex­pe­rien­cia muy con­cre­ta de unos pue­blos muy con­cre­tos, po­de­mos ex­ten­der­lo a otros pue­blos y re­gio­nes don­de en­con­tra­mos si­tua­cio­nes si­mi­la­res de opre­sión y per­se­cu­ción a los cris­tia­nos por su fe y se­gui­mien­to a Cris­to.

El ca­pí­tu­lo 15 del Éxodo nos per­mi­te cons­ta­tar cómo el ca­mino ha­cia la uni­dad del pue­blo de Is­rael tie­ne que pa­sar mu­chas ve­ces por una ex­pe­rien­cia com­par­ti­da de su­fri­mien­to; así, el ca­mino de la uni­dad de los cris­tia­nos pasa tam­bién por la ex­pe­rien­cia co­mún del su­fri­mien­to y do­lor, lle­gan­do in­clu­so al ex­tre­mo del mar­ti­rio. El papa Fran­cis­co lo lla­ma “ecu­me­nis­mo de la san­gre”, pri­man­do así lo que nos une, nues­tra per­te­nen­cia a Cris­to por el bau­tis­mo, más que lo que nos se­pa­ra y nos di­fe­ren­cia.

La Se­ma­na de Ora­ción por la Uni­dad de los Cris­tia­nos es una oca­sión para ayu­dar­nos a re­fle­xio­nar y orar jun­tos para se­guir avan­zan­do ha­cia esa uni­dad vi­si­ble que­ri­da por Cris­to para su Igle­sia: “No sólo por ellos rue­go, sino tam­bién por los que crean en mí por la pa­la­bra de ellos, para que to­dos sean uno, como tú, Pa­dre, en mí y yo en ti, que ellos tam­bién sean uno en no­so­tros, para que el mun­do crea que tú me has en­via­do” (Jn 17,20-21).

En nues­tra dió­ce­sis, en las dis­tin­tas vi­ca­rías, se han pro­gra­ma­do ac­tos ecu­mé­ni­cos cada día de esta se­ma­na de la uni­dad de los cris­tia­nos. Os con­vo­co a par­ti­ci­par y orar siem­pre por la uni­dad de la Igle­sia pero es­pe­cial­men­te en esta se­ma­na en los dis­tin­tos lu­ga­res y ac­tos pro­gra­ma­dos por el Se­cre­ta­ria­do de Re­la­cio­nes in­ter­con­fe­sio­na­les e in­ter­re­li­gio­sas con­jun­ta­men­te con las dis­tin­tas Igle­sias cris­tia­nas con pre­sen­cia en nues­tra dió­ce­sis.

Que el Es­pí­ri­tu san­to, por in­ter­ce­sión de Ma­ría Ma­dre de la Igle­sia, siga con­du­cién­do­nos por ca­mi­nos de fi­de­li­dad en la uni­dad.

Con mi ben­di­ción y afec­to.

+ Je­sús Mur­gui So­riano,
Obis­po de Orihue­la-Ali­can­te