Cartas Pastorales de los Obispos de España

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019

Re­ce­mos por la uni­dad de los cris­tia­nos

herraezvegasfidelDel 18 al 25 de enero ce­le­bra­mos la Se­ma­na de Ora­ción por la Uni­dad de los Cris­tia­nos. Un año más la Igle­sia, evo­can­do la ora­ción de Je­sús al Pa­dre cuan­do pide para sus dis­cí­pu­los: «que to­dos sean uno, como tú, Pa­dre, en mí y yo en ti, …para que el mun­do crea» (Jn 17, 21), nos re­cuer­da el sen­ti­do y la ne­ce­si­dad de re­zar por la uni­dad de los cris­tia­nos, di­vi­di­dos en di­fe­ren­tes con­fe­sio­nes y co­mu­ni­da­des. «La desunión, dice el Papa Fran­cis­co, es una he­ri­da en el cuer­po de la Igle­sia de Cris­to. Y no­so­tros no que­re­mos que esa he­ri­da per­ma­nez­ca».

Esta Se­ma­na pone siem­pre de­lan­te de nues­tros ojos una tris­te reali­dad, ante la cual no po­de­mos res­pon­der con in­di­fe­ren­cia y con dis­tan­cia. Por el con­tra­rio tie­ne que ser un es­tí­mu­lo para co­no­cer me­jor a los cris­tia­nos de otras con­fe­sio­nes, y para re­co­no­cer los va­lo­res evan­gé­li­cos que ellos rea­li­zan con sin­ce­ri­dad y ho­nes­ti­dad; tie­ne que ser tam­bién oca­sión para que sin­ta­mos el do­lor de la se­pa­ra­ción y el es­cán­da­lo que ello su­po­ne para nues­tro tes­ti­mo­nio en una so­cie­dad mul­ti­cul­tu­ral y plu­ri­rre­li­gio­sa; y so­bre todo tie­ne que sus­ci­tar en no­so­tros la ur­gen­cia de la uni­dad y de la co­mu­nión ple­na, para rea­li­zar la mi­sión que el Se­ñor en­tre­gó a su Igle­sia, «para que el mun­do crea», para que ha­ga­mos creí­ble el Evan­ge­lio de la re­con­ci­lia­ción, la paz, la jus­ti­cia y la unión del gé­ne­ro hu­mano.

Esta ce­le­bra­ción cons­ti­tu­ye una de las ex­pre­sio­nes más an­ti­guas y ge­nui­nas del ecu­me­nis­mo de hoy. Ya hace más de un si­glo, en 1908, el sa­cer­do­te an­gli­cano Paul Wat­son pro­pu­so es­tas fe­chas por­que se si­tua­ban en­tre dos fies­tas li­túr­gi­cas: el 18 de enero, la cá­te­dra de san Pe­dro, y el 25 de enero, la con­ver­sión de san Pa­blo. La re­fe­ren­cia a los dos gran­des após­to­les ofre­ce el mar­co para el en­cuen­tro y la re­con­ci­lia­ción en­tre to­dos los que con­fie­san a Je­su­cris­to como Hijo de Dios y Sal­va­dor. La ori­gi­na­li­dad y la pe­cu­lia­ri­dad de esta ini­cia­ti­va de ora­ción ra­di­can en que par­ti­ci­pan la ma­yo­ría de las con­fe­sio­nes cris­tia­nas. Los res­pon­sa­bles y coor­di­na­do­res son el Con­se­jo Pon­ti­fi­cio para la pro­mo­ción de la uni­dad de los cris­tia­nos y la Co­mi­sión Fe y Cons­ti­tu­ción, or­ga­nis­mo del Con­se­jo Mun­dial de las Igle­sias. La rea­li­za­ción di­rec­ta es asu­mi­da cada año por un país o una re­gión dis­tin­ta del mun­do. Así se ex­pre­sa el ca­rác­ter uni­ver­sal del cris­tia­nis­mo y el pro­ta­go­nis­mo de to­das las co­mu­ni­da­des ecle­sia­les.

Para la Se­ma­na de la Ora­ción de este año, 2019, los tex­tos y re­fle­xio­nes han sido pre­pa­ra­dos por los cris­tia­nos de In­do­ne­sia. Es el país del mun­do con ma­yor po­bla­ción mu­sul­ma­na, que su­po­ne el 86% de sus 265 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Solo el 10% son cris­tia­nos de di­ver­sas tra­di­cio­nes. Com­par­ten si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, por lo que se sien­ten pro­fun­da­men­te uni­dos en el tes­ti­mo­nio que es­tán ofre­cien­do, en un am­bien­te hos­til, atra­ve­sa­do por la co­rrup­ción, la co­di­cia y la in­jus­ti­cia. Des­de su ex­pe­rien­cia, pro­po­nen como lema para esta se­ma­na las pa­la­bras del Deu­te­ro­no­mio: «Ac­túa siem­pre con toda jus­ti­cia» (cf. Dt 16,18-20).

La ac­ti­tud ecu­mé­ni­ca re­cla­ma de no­so­tros una ma­yor sen­si­bi­li­dad ante los pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des que afec­tan a otros gru­pos cris­tia­nos. De un modo es­pe­cial en este mo­men­to his­tó­ri­co no po­de­mos ol­vi­dar el dra­ma que es­tán pa­de­cien­do tan­tos cris­tia­nos, ca­tó­li­cos y or­to­do­xos, en al­gu­nos paí­ses del Me­dio Orien­te, que ex­pe­ri­men­tan de modo di­rec­to la per­se­cu­ción y has­ta la ame­na­za de desa­pa­ri­ción. Re­ce­mos, sí, por la uni­dad vi­si­ble de to­dos los cris­tia­nos. En un mun­do di­vi­di­do, en el que a ve­ces tam­bién los cris­tia­nos so­mos cóm­pli­ces, re­zar jun­tos es un ges­to sig­ni­fi­ca­ti­vo y po­de­ro­so, que crea uni­dad y con­du­ce al com­pro­mi­so co­mún para trans­for­mar el mun­do. Nos re­cuer­da que sólo po­de­mos ser tes­ti­gos sig­ni­fi­ca­ti­vos y efi­ca­ces cuan­do no­so­tros mis­mos nos con­ver­ti­mos, nos re­con­ci­lia­mos y sus­ci­ta­mos un di­na­mis­mo fe­cun­do en fa­vor de la re­con­ci­lia­ción y uni­dad de toda la hu­ma­ni­dad.

Os in­vi­to a par­ti­ci­par en los ac­tos que es­tán or­ga­ni­za­dos en nues­tra dió­ce­sis. La uni­dad la da Je­su­cris­to. Y a Él se la pe­di­mos aho­ra con es­pe­cial in­ten­si­dad. Que el Es­pí­ri­tu nos mue­va tam­bién para que esta uni­dad y esta co­mu­nión em­pie­cen por ha­cer­se vi­si­bles en nues­tras vi­das per­so­na­les y en nues­tras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas.

+ Fi­del He­rráez
Ar­zo­bis­po de Bur­gos